fbpx
BE HBL | ¿Porqué perdonar te ayuda a sanar?
11466
post-template-default,single,single-post,postid-11466,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,columns-3,qode-product-single-wide-gallery,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

¿Porqué perdonar te ayuda a sanar?

¡Comparte este artículo con tus amigos!

¿Alguna vez te has devorado un paquete completo de galletas o un litro de helado?¿Comiste pizza o pastel hasta que te sentiste enferma? ¿Bebiste más café o vino de lo que tu cuerpo quería? ¿Recuerdas cómo te sentías en ese momento?

Lo pregunto porque a veces comemos en exceso para distraernos del dolor emocional. Piénsalo, ¿te has dado cuenta de que a veces cuando comes de más no tienes hambre? Te sientes solitaria. O enojada. O triste. O resentida. O frustrada. O algo más.

Entonces, ¿porqué seguimos sosteniendo este daño a nosotras mismas?

Aprovecha el poder del perdón, ¿no sería más efectivo abordar tus sentimientos incómodos? La mejor forma, la más completa y divinamente perfecta de hacerlo es el perdón.

Perdonar no es fácil, incluso para las más iluminadas entre nosotras. Si has estado permitiendo que tu salud presente sea controlada por heridas pasadas, te invito a que te comprometas a perdonar. Estos pasos pueden ayudar:

  • Habla con amigos y familiares comprensivos sobre tu deseo de perdonar. Chatear con otros es tremendamente reconfortante.
  • Escribe una carta a la persona que te gustaría perdonar. Tu puedes decidir si la envías o no.
  • Ve la situación desde la perspectiva de la otra persona: tu propia perspectiva puede cambiar.
  • No te olvides de perdonarte. A veces podemos ser más duras con nosotros mismas.
  • Comprende que eres responsable de tu propia actitud. No permitas que guardar rencor te impida sentirte libre, abierta y empoderada de tu propia vida.

Perdona y observa como se vuelve más fácil tu relación con la comida.

¿Alguna vez te has devorado un paquete completo de galletas o un litro de helado?¿Comiste pizza o pastel hasta que te sentiste enferma? ¿Bebiste más café o vino de lo que tu cuerpo quería? ¿Recuerdas cómo te sentías en ese momento?

Lo pregunto porque a veces comemos en exceso para distraernos del dolor emocional. Piénsalo, ¿te has dado cuenta de que a veces cuando comes de más no tienes hambre? Te sientes solitaria. O enojada. O triste. O resentida. O frustrada. O algo más.

Entonces, ¿porqué seguimos sosteniendo este daño a nosotras mismas?

Aprovecha el poder del perdón, ¿no sería más efectivo abordar tus sentimientos incómodos? La mejor forma, la más completa y divinamente perfecta de hacerlo es el perdón.

Perdonar no es fácil, incluso para las más iluminadas entre nosotras. Si has estado permitiendo que tu salud presente sea controlada por heridas pasadas, te invito a que te comprometas a perdonar. Estos pasos pueden ayudar:

  • Habla con amigos y familiares comprensivos sobre tu deseo de perdonar. Chatear con otros es tremendamente reconfortante.
  • Escribe una carta a la persona que te gustaría perdonar. Tu puedes decidir si la envías o no.
  • Ve la situación desde la perspectiva de la otra persona: tu propia perspectiva puede cambiar.
  • No te olvides de perdonarte. A veces podemos ser más duras con nosotros mismas.
  • Comprende que eres responsable de tu propia actitud. No permitas que guardar rencor te impida sentirte libre, abierta y empoderada de tu propia vida.

Perdona y observa como se vuelve más fácil tu relación con la comida.

¡AÚN MÁS SALUDABLE!

¿Ya estás lista para vivir tu vida más saludable? ¿Quieres cambiar tu relación con la comida? ¡Hablemos! Programa una consulta inicial gratuita conmigo hoy mismo.