fbpx
BE HBL | 7 Claves para la buena salud financiera de tu hogar
10925
post-template-default,single,single-post,postid-10925,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,columns-3,qode-product-single-wide-gallery,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

7 Claves para la buena salud financiera de tu hogar

¡Comparte este artículo con tus amigos!

¿Es el dinero sinónimo de felicidad? Aunque no parezca justo decir que una cuenta abultada nos hace más felices, lo cierto es que los problemas económicos impactan en nuestra salud emocional.

Con tantas ocupaciones dentro y fuera del hogar, muchas veces perdemos el foco de nuestra economía familiar y se nos olvida que ahorrar no es vivir en austeridad, sino planificar y controlar.

Estos 7 consejos sobre el manejo del dinero te ayudarán a tener una buena salud financiera y evitar el estrés de ver cómo se escurre el dinero de tus manos.

1- Reduce tus gastos

Para conseguir el equilibrio financiero debes controlar los gastos fluctuantes del mes, que bajo ninguna circunstancia deberán exceder los ingresos.

Evalúa tus compras, concéntrate únicamente en lo indispensable y deja de lado los productos o servicios que sean innecesarios.

2- Ahorra en las compras frecuentes

Compra solo lo indispensable mes a mes. La comida es algo de lo que no puedes prescindir, pero una opción de ahorro es aprovechar las ofertas y promociones en los supermercados.

Adquiere artículos de temporada, no compres marcas costosas y lleva al mayor.

3- Guarda para el siguiente mes

Cuando tengas excedentes, resérvalos para pagar las facturas fijas del mes siguiente, como los servicios.

Así tendrás un acumulado a corto plazo que te permitirá hacer alguna compra extra, una reparación en el hogar u organizar la fiesta de cumpleaños de los niños.

4- Piensa en los gastos imprevistos

Acumular el superávit de cada mes te permitirá tener un “colchón” para situaciones imprevistas que sabemos suelen ocurrir en el ámbito doméstico.

Entre ellos, los gastos médicos de algún miembro familiar, daños del vehículo o electrodoméstico.

5- Sal de las deudas más caras

Ser responsable con la economía familiar significa priorizar las deudas, como la hipoteca o el alquiler de la casa. Paga primero lo que te genere intereses y, en caso de estar al día, amortiza algo al capital para reducir las cuotas.

6- Haz crecer tus ahorros

No se trata de ahorrar solo por guardar. Una buena inversión garantiza la rentabilidad y la estabilidad financiera.

Si no piensas gastar tus ingresos adicionales en gratificaciones, puedes invertirlos en bonos de deuda pública o empresas, fondos de inversión, planes de pensiones o acciones de bolsa.

7- Involucra a toda la familia

La economía doméstica no es cosa de una sola persona. Es importante que la familia completa tenga hábitos de ahorro, sobre todo en el consumo de los servicios de agua, electricidad y teléfono.

A manera de incentivo, te puedes plantear pequeñas metas de ahorro y premiar a los niños y jóvenes.

Ahora, recuerda que la salud financiera del hogar depende del control. Así que elabora un presupuesto doméstico con tus ingresos y gastos mensuales, prioriza tus pagos y evita las compras innecesarias. Evalúa tus progresos de ahorro mes a mes y corrige las fallas.

Si quieres complacer algún capricho, cuida que no sean actos impulsivos y que su coste no exceda del 25% de los ingresos familiares.