fbpx
BE HBL | 5 Ejercicios para potenciar tu atención consciente
10946
post-template-default,single,single-post,postid-10946,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,columns-3,qode-product-single-wide-gallery,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

5 Ejercicios para potenciar tu atención consciente

¡Comparte este artículo con tus amigos!

Vivimos en un mundo de hiperestímulos que nos mantienen “eléctricas”, en modo automático, sin apreciar los detalles que nos rodean. Cada vez nos cuesta más disfrutar del presente y de la paz de la atención consciente ¿Te parece que exageramos?
Entonces piensa en la última vez que te dedicaste a ver el amanecer. ¿Recuerdas los matices y cambios mientras nacía el día, con todos sus colores? Aunque son pocos minutos, si llevas una vida acelerada, estresada, con miles de cosas por hacer al mismo tiempo, estos instantes parecerán una pérdida de tiempo.
Si tu mente da constantes saltos cuánticos hacia el futuro y te causa preocupación pensar en qué harás mañana, es momento de potenciar tu atención consciente. Con estos 5 ejercicios de mindfulness mejorarás el enfoque pleno en el ahora.

Ejercicio 1: 60 segundos de respiración

Para potenciar tu consciencia plena, necesitas dar pasos sencillos que puedas mantener y perfeccionar. Lo primero es enfocarte en respirar. Solo necesitas un minuto para este ejercicio hasta que puedas espaciarlo a tu antojo.
Con los ojos abiertos, respira profundo y llena el vientre, no el pecho. Inhala por la nariz y exhala por la boca. Concéntrate en eso. Escucha el sonido de tu respiración y aprécialo. Siente el ritmo. Cada vez que la mente se vaya a otro lado, regresa a la respiración.

Ejercicio 2: Mira y escucha conscientemente

Si después de empezar a respirar con el ejercicio anterior te quedaste dormida, necesitabas relajarte. La idea ahora es mantenerte despierta y practicar el mirar y el escuchar consciente.
Sentada cómodamente, selecciona un objeto cualquiera (una pintura, tu taza de café, lo que sea). Enfoca allí toda tu atención, hasta que los pensamientos desaparezcan. Puedes hacerlo con los ojos cerrados y enfocarte solo en escuchar.

Ejercicio 3: Sube la escalera mental

Cierra los ojos e imagina que subirás una escalera de 10 peldaños. Enfócate en cada escalón y que deberás subirlo despacio, contando de uno en uno. Si los pensamientos no dejan que te concentres, regresa al primer peldaño.
Repite hasta que llegues al 10, sin pensar en más nada que en subir. Mientras haces este ejercicio de atención consciente, practica la respiración del primer ejercicio, inflando el vientre.

Ejercicio 4: La llamada para respirar

Con el estrés diario, se nos olvida respirar bien. Si sientes que estás respirando por un sorbete, las preocupaciones te están agobiando.
Haz esto: cada vez que algo que hayas escogido aparezca, respira profundo. Puede ser una llamada telefónica, el ruido de un vehículo, un ave cantando, mirarte las manos. La idea es asociar la respiración con el presente y estar consciente de ello.

Ejercicio 5: Ordena la casa

¿Sientes un gran peso cada vez que llegas a la casa? Tal vez tu hogar está cargado de más cosas de las que necesitas. Es hora de ordenar y limpiar, pero haciéndolo con atención plena y disfrutando el proceso.
No veas la limpieza como una tarea obligada, sino como algo positivo que renovará tu vida. Enfócate en cada cosa que haces, en qué desechar o donar. Es limpiar con consciencia para pacificar la mente.