fbpx
BE HBL | 5 beneficios innegables del porteo
11094
post-template-default,single,single-post,postid-11094,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,columns-3,qode-product-single-wide-gallery,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

5 beneficios innegables del porteo

¡Comparte este artículo con tus amigos!

Hoy quiero hablarte del algo que amo profundamente y hasta el día de hoy lo implemento con mis chiquitos: el porteo. El porteo de bebés no es una moda. En realidad, desde antes de la invención de los cochecitos o carriolas y las sillitas de paseo, la forma natural de llevar a los bebés en varias culturas era trasladándolos pegados al cuerpo, amarrados con telas o con otros artilugios que facilitaran su transporte.

Así, las mujeres podían mantener las manos desocupadas y libres para hacer diferentes tareas domésticas, cultivar, lavar, recoger agua. Y todo ello, sin descuidar un segundo al bebé.

Hoy, es un sistema de crianza retomado por padres convencidos de que este modo de transporte natural y ergonómico fortalece los vínculos con sus hijos. Es hora de empoderarnos de la crianza de nuestros hijos. Estas son sus ventajas comprobadas, no solo para los niños sino para nosotras:

1. Crea mejores vínculos con mamá y papá

Recibir el calor y la protección de mamá y papá, viajando en un fular o mochila, no solo recrea el ambiente del vientre materno, si no que genera mayor confianza y seguridad en el bebé en su adaptación y transición hacia el mundo.

Ir pegados piel con piel crea nexos desde muy temprano entre el bebé y el porteador, sobre todo, cuando se realiza de forma continua.

2. Con menos cólicos y más relajados

Entre las ventajas innegables de portar a los bebés pecho con pecho, o mejor dicho, “corazón a corazón”, es que los bebés se tornan más tranquilos, lloran menos y descansan mejor. Oidos sordos a quien te diga que “no acostumbres a tu bebé a los brazos”.

Quienes son portados en mochila, fular u otro sistema, sufren además de menos cólicos. Al ir sentados verticalmente, y no acostados como en los cochecitos, se facilita la expulsión de los gases.

3. Bebés más sociables

Viajar con mamá o papá a todos lados ayuda al bebé a acostumbrarse a la rutina de la gente grande. Y esto es muy positivo ya que van a la misma altura de los adultos, lo que promueve una mayor integración con personas y situaciones cotidianas.

Esto no quiere decir que tu bebé obligatoriamente será más sociable, pero sí tendrá más confianza porque vive en primera persona las acciones de los adultos. Lo hace partícipe y le da esa comprensión de ser parte de algo importante para la vida de otros.

4. Mejor postura y desarrollo

Los bebés porteados tienen mayores ventajas para controlar sus posturas sin esfuerzo. El balanceo que genera el caminar de los padres los ayuda a desarrollar el equilibrio.

Sin embargo, para que el porteo sea seguro, ergonómico, cómodo y realmente ayude al desarrollo correcto de la postura y columna vertebral, hay que verificar que el sistema utilizado permita que el bebé adopte una postura de “ranita” (que las piernas no cuelguen, sino que formen una “M”).

5. Libertad para los grandes

El porteo puede parecer incómodo para los padres, porque nunca se despegan de sus hijos. La verdad es que es un sistema que te dará mucha libertad porque tus manos no estarán ocupadas empujando, por ejemplo, el cochecito.

Es importante que pruebes varios sistemas de porteo para que escojas el que mejor se adapte a tu anatomía, estilo de vida y gustos.